Un embarazo de 12 meses y las cuatro primeras letras del alfabeto te pueden guiar en esta etapa.

Así como un campesino alista la tierra antes de sembrar las semillas y de esta manera da pasos firmes para lograr una buena cosecha, las parejas pueden prepararse para tener un bebé saludable. En Fundación de Waal y el programa PreNatal recomendamos un embarazo de 12 meses, a fin de que el bebé nazca con las mejores condiciones de salud, previniendo así posibles deficiencias y enfermedades que puedan, posteriormente, generar una discapacidad.

¿A qué nos referimos con un embarazo de 12 meses?

Consiste en un mínimo de 3 meses de preparación antes del embarazo y después añadimos los 9 meses de gestación. Esta sencilla fórmula nos encaminará a un objetivo muy importante: tener bebés saludables y felices. Y así también, que la pareja mantenga un estado de salud óptimo antes, durante y después del embarazo.

Muchas veces mamá y papá se enteran que esperan un bebé varias semanas y hasta meses después de haberse iniciado el proceso de formación de los órganos y extremidades del/la niño/a. Por ejemplo, durante el primer mes de vida dentro del útero se produce la formación del corazón, las manos, los ojos, las piernas y se inicia la formación de la columna, el sistema nervioso y el cerebro.

Más de la mitad de embarazos no son planeados y en varias ocasiones no deseados. Esta situación genera estrés en la pareja y en el bebé por nacer que percibe desde las primeras semanas que no es bien recibido.

Muchas mujeres, sin saber que están embarazadas, podrían estar consumiendo bebidas alcohólicas, medicamentos, cigarrillos, alimentos poco nutritivos. Es importante entender que todo lo que la mujer ingiere o inhala puede pasar al bebé, dentro del útero, desde las primeras semanas y podría afectar seriamente su salud.

Cuando interiorizamos sobre la importancia de planear el embarazo y nos prepararnos adecuadamente para cuidar el bienestar del bebé estamos precautelando su futuro. Las primeras cuatro  letras del alfabeto te  permiten profundizar sobre qué medidas tomar para precautelar la salud de la madre y del bebé por nacer. Te presentamos nuestro ABCD PreNatal y algunos consejos que podemos seguir en esta etapa fundamental de la preparación para el embarazo.

A: Alimentarse bien.

El ácido fólico es una vitamina esencial para prevenir defectos congénitos en el bebé. Incluye en tus comidas diarias algunos alimentos ricos en esta vitamina como el tomate, las fresas, el plátano, las legumbres, verduras de hoja verde y cereales integrales, entre otros. Se recomienda a la pareja que está planificando el embarazo que tome, adicionalmente a su dieta, una tableta de 400 mg de ácido fólico todos los días.

B: Buscar atención médica.

Al menos 3 meses antes del embarazo, la pareja debe visitar a un profesional de la salud para conocer si ambos están en condiciones de tener un bebé saludable, así como su tipo de sangre, analizar sus hábitos de vida, comprobar que no tengan alguna infección sexual o alguna otra condición que pueda afectar al bebé y establecer que sus vacunas estén al día. En nuestras próximas entregas te contaremos con más detalle en qué consiste la consulta preconcepcional.

C: Cuidar de agresiones al bebé por nacer.

El alcohol, el tabaco, las drogas, ciertas medicinas, el contacto con químicos y contaminantes son algunas sustancias y elementos que deben evitarse. Así también evita automedicarte y prevén las picaduras de insectos que podrían ocasionarte enfermedades que ocasionen malformaciones en el bebé.

De igual manera, el estrés y las condiciones emocionales que puedan afectar a la madre y por ende al bebé son diversas fuentes de posibles agresiones contra su bienestar, que deben evitarse. Por ello es importante que la pareja mantenga y cuide su vínculo, así como el entorno familiar y social, alejándose de situaciones de violencia e inseguridad.

D: Dar Amor

Mantén la tranquilidad durante los meses de planificación del embarazo, de esta manera  estarás calmada durante la gestación y ese estado se lo transmitirás a tu bebé. No olvides que los bebés que nacen con amor y tranquilidad logran un mejor desarrollo emocional y de sus capacidades. Controla la ansiedad, la depresión, los nervios y el miedo, por lo tanto realizar ejercicios o practicar técnicas de meditación pueden ayudarte en esta etapa.

Share This

COMPARTE!

Comparte nuestra página con tus amigos.

WhatsApp chat