(593) 981920478 info@prenatal.tv

Te invitamos a leer una serie de consejos y recomendaciones, de parte de nuestra monitora en Honduras, la Dra. Marlén Aleyda Suazo Menocal para una etapa postparto mucho más informada y con los cuidados más adecuados. El apoyo integral de la pareja y la familia es primordial para las madres.

Tras el momento del parto inicia el período puerperal, llamado así al espacio de tiempo comprendido inmediatamente después del parto y que se extiende hasta los 40 o 42 días posteriores. Esta etapa se contabiliza de la misma manera, independientemente, si el parto fue natural o quirúrgico (cesárea).

El puerperio también se clasifica en tres etapas, Puerperio inmediato, que inicia  inmediatamente después del nacimiento del bebé hasta las primeras 24 horas.  Después viene el puerperio clínico o precoz que comprende hasta el 7mo día tras el parto; y posteriormente el puerperio tardío que se contabiliza desde el 8vo día hasta la aparición de la primera menstruación, tras el embarazo.

Aparte de la etapa del período puerperal en que se encuentre la mujer, sufrirá una serie de cambios en su cuerpo con el objetivo de retornar casi, al estado previo al que tenía antes de su embarazo. Este período requiere de cuidados específicos y nuestra monitora de PreNatal en Honduras, la Dra. Marlén Aleyda Suazo Menocal nos cuenta los principales aspectos que debe tener en cuenta una mujer en el puerperio.

Es fundamental entender que dentro de los cambios también se debe considerar el aspecto emocional de la mujer tras el parto. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) una de cada seis mujeres que dan a luz presenta depresión post-partoEsta,es una enfermedad que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas.

¿Cuáles son los principales cuidados que debe tener una mujer después del parto?

Para tener una mejor comprensión de los diferentes ámbitos que se deben considerar durante esta etapa, a la que se le suele denominar “cuarentena”, la vamos a abordar desde la atención médica, la higiene, el descanso, la alimentación y los aspectos emocionales. Así podemos comprender que la reciente mamá requiere una atención integral después de haber dado a luz y el apoyo familiar es primordial en esta etapa.

Cuidados médicos:

-Monitoreo de signos vitales como presión arterial, temperatura, frecuencia respiratoria y frecuencia cardiaca la cual debe realizarse por el personal de salud y es por ello la importancia de la asistencia por parte de la mujer su pareja y él bebe a las revisiones que se realizan a los 7 y a los 30 días después del parto.

– El profesional médico también revisará el proceso de contracciones del útero y de regreso a su tamaño anterior al embarazo.

– Es importante que la mujer esté pendiente de la presencia y cantidad de los denominados loquios. Los loquios son  un  fluido vaginal que se expulsa en los días posteriores al parto. Está compuesto por sangre y desechos de tejidos de las paredes uterinas y  su forma es parecida a la de la menstruación y suele durar unas dos semanas, en las que irá cambiando de color y reduciendo su cantidad hasta desaparecer por completo. Si no están presentes significa que se están reteniendo y esto puede llevar a complicaciones médicas, por ello es importante que estés atenta a la evolución de este proceso. Así también si el fluido se presenta como una hemorragia persistente o tiene mal olor. En estos casos debes acudir al médico lo más pronto posible.

-En las revisiones médicas postparto te darán la orden para que te realices exámenes para conocer el nivel de hemoglobina en tu sangre, de esta manera se puede conocer si tienes anemia y se tomarán las medidas para corregirla.

-Vigilar el estado de la episiotomía para identificar si hay enrojecimiento, inflamación, supuración, mal olor, etc.

-Administrar u ofrecer analgésicos comunes (acetaminofén  o ibuprofeno) para aliviar el dolor musculo esquelético o si hubiese dolor leve en el área pélvica o dolor de cabeza.

Los cuidados después de una cesárea son los mismos que un puerperio normal, con la diferencia que se agregan los cuidados médicos entorno a la herida quirúrgica, los cuales son:

-Curación y limpieza de la herida diariamente con agua y jabón antiséptico (no usar yodo ni alcohol).

-Tomar los antibióticos y analgésicos prescritos por el médico, según los horarios y días establecidos.

-Asistir a la cita estimada para evaluación.

-Acudir a la unidad de salud para el retiro de los puntos quirúrgicos según los días estimados. Que pueden ser entre 8 a 12 días, si se ha realizado una sutura no absorbible.

-Vigilar por signos de alarma como: calor, rubor, inflamación o supuración en el sitio quirúrgico, fiebre, separación de los puntos de la herida o dolor muy intenso.

-Fomentar el movimiento, con ejercicio limitado.

Es muy importante tomar en cuenta que se debe acudir al médico de inmediato, si mamá presenta fiebre de más de 38 grados, aumento de la presión arterial, dolor intenso de cabeza, mareos, vista nublada, dificultad para respirar o dolor y endurecimiento de los pechos. Estos síntomas requieren atención médica de inmediato, sin importar si el parto se realizó de forma natural o quirúrgica.

Higiene

-Baño y aseo diario.

-Mantener el área perineal (entre el ano y los genitales externos)  seca, limpieza de los puntos de Episiotomía únicamente con agua y jabón.

-Cambio de toallas sanitarias o protectores diarios cada 4 horas.

-Aplicar hielo en la zona si hubiese inflamación.

-Realizar baños de asiento en casa.

-Mantenerse siempre en posición cómoda.

Descanso y alimentación

Es normal la fatiga después del parto por lo que el descanso es necesario. “Sin embargo, después del tiempo de recuperación es preferible iniciar la deambulación para evitar riesgos de tromboflebitis, de preferencia iniciar en el momento que la mujer lo considere y siempre debe estar acompañada”, explica la especialista. El movimiento también ayudará a mejorar  la movilidad intestinal y con esto a retomar el hábito defecatorio y miccional normal.

-Con respecto al ejercicio la mujer puede comenzar a realizarlo lo más rápido posible siempre y cuando no sea intenso.

-Se aconseja caminar, y realizar ejercicios vesicales para retomar la tonicidad de los músculos perineales.

-A nivel general se recomienda una alimentación balanceada rica en proteínas que faciliten el proceso de cicatrización (presentes en las carnes, huevos y lácteos). Existen suplementos nutricionales como a L- carnitina que favorecen este proceso, pero deben ser consumidos si están al alcance económico del hogar.

-Una alimentación balanceada ayuda en la producción de leche por lo que se recomienda colocar al bebé cerca del pecho para estimular de igual forma la lactancia materna.

-Se debe mantener un consumo adecuado de líquidos y fibra natural. Esto evitará el estreñimiento y las molestias producidas por otras enfermedades, por ejemplo las hemorroides, colon irritable, etc.

Cuidados emocionales

Estos cuidados están orientados como consejos que se deben tomar en cuenta para crear un ambiente de armonía, tranquilidad, seguridad y comprensión para la mujer, él bebe, la pareja y el resto de la familia.

-Es necesario el apoyo familiar y fomentar los cuidados alrededor del entorno diario de la mujer y el recién nacido.

-Es importante compartir o escuchar la experiencia durante el parto que tuvo la mujer.

-El apoyo a la mamá reciente se puede manifestar mediante abrazos o palabras de ánimo.

-Ayudar a mamá y a papá a reconocer si  presentan sentimientos diversos como la ansiedad e inseguridad.

-Favorecer la conversación o el llanto como medio de disminuir la respuesta emocional.

– Informar a la madre acerca de los signos de la depresión postparto.

-Demostrar sentimientos de confianza en la capacidad de la madre de cuidar a su bebé. Alentarla, felicitarla por su labor.

-Colaborar para fomentar la paternidad y el apoyo del padre así como el involucramiento del resto de la familia.

-También se debe instruir a la mujer acerca de la planificación familiar y respecto a su sexualidad, de igual manera se debe fomentar la lactancia materna como método de planificación familiar.

-Es recomendable esperar un tiempo suficiente, para retomar las relaciones se aproximadamente 3 o 4 semanas para que el periné cicatrice adecuadamente.

-Proporcionar ayuda en la toma de decisiones y fomentar sentimientos de seguridad en el momento de mayor ansiedad, no dejar sola a la mamá, al bebé y a papá.

Como señalamos, la depresión post parto es una enfermedad que se presenta con frecuencia. La OMS ha detallado entre los principales síntomas de este padecimiento: pérdida de energía; cambios en el apetito; necesidad de dormir más o menos de lo normal; ansiedad; disminución de la concentración; indecisión; inquietud; sentimiento de inutilidad, culpabilidad o desesperanza; y pensamientos de autolesión o suicidio. Por lo tanto es fundamental solicitar ayuda médica si la madre presenta algunos de los síntomas descritos.

Actividades prohibidas o restringidas

La Dra. Suazo nos explica que “las tareas cotidianas que se ven limitadas son las que requieren exceso de ejercicio físico, como las largas caminatas, correr, trotar, etc. y levantar o cargar objetos pesados”.

El tiempo que se requiere para retomar estas actividades depende de las complicaciones que puedan haberse presentado en el parto vaginal o la cesárea. Así también del estado nutricional de la mujer y de la capacidad de recuperación de cada organismo, “aunque en teoría normalmente la mujer antes de  los 40 a 42 días posparto ya se ha incorporado a sus actividades diarias”, manifiesta.

Otras limitaciones también giran en torno a padecimientos u otras enfermedades médicas de base que presente la mujer o que haya desarrollado en el embarazo por ejemplo: Preclamsia, Diabetes Mellitus, Hipertiroidismo, etc.

Cuidados de los pechos durante el período de lactancia

Es conveniente que se utilicen sujetadores específicos para la etapa de la lactancia, ya que el incremento del volumen, debido a la producción de leche, puede provocar incomodidad o dolor. Este tipo de sujetadores puede utilizarse por tiempo indefinido, mientras dure la lactancia.

En ocasiones, al principio del proceso de lactancia, mamá puede experimentar dolor en los senos o pequeñas heridas en los pezones. Se debe considerar que solamente deben ingerirse analgésicos indicados por personal médico,  ya que estos pueden pasar a la leche materna y de ahí al bebé.

Si estás dando de lactar considera estos consejos:

-Se deben lavar los pezones al menos dos veces al día con agua y jabón.

-Utilizar una crema o vaselina para evitar las grietas o resequedad.

-Usar medios físicos para evitar la congestión mamaria alternando frio y calor (paños de hielo y agua tibia)

-En caso de cambios inflamatorios en la mama, secreción anormal, fiebre por más de dos días u otros síntomas se debe acudir inmediatamente al médico.

Share This
WhatsApp chat