Continúa la pandemia ¿Qué ocurrirá con la salud materno infantil?

6 agosto, 2021
La campaña ABCD Prenatal de la Fundación de Waal contempla la planificación, el embarazo y los dos primeros años de vida del bebé siguiendo cuatro claves de prevención. En este artículo revisaremos la incidencia de la crisis sanitaria sobre estos ejes.

Como establecimos en nuestro artículo anterior Efectos y proyecciones de la crisis sanitaria, las cifras sobre mortalidad y pobreza son altas y preocupantes. A continuación podemos ver su incidencia en la salud materno infantil.

ALIMENTARSE BIEN

Lograr una alimentación adecuada para la niñez es un objetivo difícil en los actuales momentos, por la disminución de los ingresos familiares, dificultad de acceso a alimentos, reducción en cantidad-calidad de las dietas y la no asistencia a centros educativos.

Aunque pocos datos han salido, está claro que las afectaciones indicadas  derivan en un empeoramiento en los indicadores de desnutrición, adelgazamiento, sobrepeso, retraso en el crecimiento intrauterino y bajo peso al nacer. También se ha reportado anemia en las mujeres embarazadas, según el reporte Development Iniciatives, 2020,  de UNICEF, OMS y el Banco Mundial.  La pandemia a su vez incidió en la suspensión del 50% de servicios prestados en centros de salud. Además las valoraciones nutricionales antes y durante el embarazo han disminuido y por ende la provisión de suplementos nutricionales o apoyos específicos con dietas nutricionales.

BUSCAR ATENCIÓN MÉDICA 

La reducción de la asistencia médica para las mujeres embarazadas y los bebés ha ocasionado efectos negativos en la salud maternal y neonantal, especialmente en los países y hogares más pobres.

De acuerdo con la Segunda Encuesta de Pulso sobre la continuidad de los servicios de salud esenciales durante la pandemia de COVID-19  de la OMS (2021), alrededor del 90% de los países han notificado una o más alteraciones de los servicios esenciales de salud, siendo América Latina la región con mayor interrupción de los servicios de salud materno infantil, por encima de África. Además, cuenta con el mayor porcentaje de servicios afectados, con más del 50% de éstos, suspendidos en algún momento de la pandemia.

En el caso específico de los servicios de salud reproductiva, materna, neonatal, infantil, adolescente y de nutrición el informe indica que, en promedio, el 35% de los países informaron de interrupciones. Los servicios con mayor interrupción fueron los de planificación familiar y el manejo de la desnutrición según el informe de la OMS antes señalado.

CUIDARSE DE LAS AGRESIONES

Aunque es poco probable que el virus afecte directamente al feto,  puede haber sufrimiento fetal cuando la madre se enferma gravemente y tiene fiebre y complicaciones respiratorias o cuando existen condiciones de salud secundarias preexistentes. Estas patologías pueden provocar malformaciones congénitas y otras deficiencias e incluso resultar en cambios epigenéticos.

Además, se ha reportado un aumento de mujeres que no buscan atención médica oportuna en, lo que incrementa las emergencias obstétricas y causa dificultades al recién nacido y a la madre. Así también varios estudios han indicado un aumento de la depresión posparto y la ansiedad maternal, como lo señala “Effects of the COVID-19 pandemic on maternal and perinatal outcomes: a systematic review and meta-analysis”, publicado en The Lancet, el 31 de marzo de 2021.

Un aspecto a considerar también es el incremento de la violencia que se han registrado  dentro de algunos hogares, en el contexto de los confinamientos prolongados. Las situaciones de hacinamiento además de aumentar el riesgo de exposición al virus, puede conllevar al aumento de la violencia en los hogares hacia los niños, niñas, adolescentes y mujeres y “de embarazos por violación, que por definición son no intencionados, y de otros causantes de estrés tóxico”, señala el artículo  Desafíos de la pandemia de COVID-19 en la salud de la mujer, de la niñez y de la adolescencia en América Latina y el Caribe, del PNUD y Unicef, publicado en agosto de 2020.

interrupcion de servicios de salud materno infantil
Shares
  • facebook
  • linkedin
  • twitter

DAR AMOR

Antes de la pandemia, en los países en los que trabajamos y el Perú, entre el 66% y el 79% de las mujeres que querían evitar quedar embarazadas utilizaban métodos anticonceptivos modernos. Pero estas cifras podrían haber disminuido entre el 40% y el 48%, afectando negativamente el indicador de embarazos planeados, incluyendo embarazos adolescentes.

A esto debemos agregar que América Latina cuenta con la tasa de embarazos no planeados  más alta del mundo y se lo estimaba en 63% de un total de 17 millones de embarazos. Las gestaciones no planificadas pueden resultar en un nacimiento (56%), un aborto inducido (29%), o aborto espontáneo (14%). (Adding It Up: Investing in Sexual and Reproductive Health 2019, Sully E.).

Aunque todavía no existen datos sobre el apego precoz y la lactancia materna posteriores al parto, se ha visto que en muchas ocasiones el personal médico ha fomentado, sin razones clínicas, la separación entre la madre y el recién nacido, así como la alimentación con fórmula.

En lugar de promover el apego y la lactancia materna, aspectos que son esenciales para el desarrollo integral del recién nacido y la recuperación post-parto de la madre.

En medio de una situación de emergencia sanitaria como la actual, estas dos opciones pueden ser fundamentales para evitar la desnutrición de los bebés, la depresión post-parto en la madre y potenciar el sistema inmunológico de los recién nacidos, entre otros beneficios.

 ¿Qué puede ocurrir con la salud materno infantil?

De acuerdo con las estimaciones de COVID-19: Respuestas desde la Protección Social en América Latina y el Caribe, las familias con hijos y los jóvenes, las mujeres, especialmente las jefas de hogares y los niños, niñas y adolescentes son los grupos más afectados por la crisis del Covid-19.

El documento manifiesta su preocupación sobre los impactos de la pandemia en el largo plazo e instan a los estados a enfocar sus acciones en garantizar los derechos básicos, con una mirada integral.

“Si los gobiernos no hacen nada para fortalecer la protección social desde un enfoque sistémico, uno de cada dos niños en América Latina y el Caribe podría vivir en hogares sin los ingresos necesarios para cubrir sus necesidades esenciales. Esto implicaría casi 20 millones de niños adicionales en pobreza, quienes estarían principalmente en Sudamérica (poco más de 13 millones), después en Centroamérica y México (casi 5 millones), y el resto en los países del Caribe (1.2 millones)”, señala el sitio web.

Estimaciones realizadas al inicio de la pandemia con datos mundiales de los países de ingresos bajo y medio, incluyendo 34 países y territorios de América Latina y el Caribe. Indican que una reducción del 10% del uso de servicios de salud sexual y reproductiva podría significar de acuerdo con la revista Perspectivas Internacionales sobre la Salud Sexual y Reproductiva (Riley et al., 2020):

  • 1,7 millones de mujeres con complicaciones obstétricas,
  • 2,59 millones de recién nacidos experimentando complicaciones mayores.
  • 28.000 muertes maternas,
  • 168.000 muertes neonatales adicionales.

En tanto que el reporte Estimaciones tempranas de los efectos indirectos de la pandemia de COVID-19 en la mortalidad materna e infantil en países de ingresos bajos y medianos: un estudio de modelización (Roberton, 2020) por medio del instrumento ´Lives Saved Tool´  (LiST), calculó efectos de una disminución del acceso a servicios esenciales para la salud materno infantil en los siguientes tres escenarios.

muertes maternas e infantiles
Shares
  • facebook
  • linkedin
  • twitter

La falta de cumplimiento de los derechos la salud y los derechos sexuales y reproductivos pone en peligro muchos de los avances logrados en reducción de la mortalidad materna e infantil prevenible y la salud de los adolescentes.

Además, arriesga el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a 2030, con respecto a las metas de muertes maternas, muertes neonatales e infantiles. Con una reducción del 25% del acceso a los servicios de salud todos los países tendrán serias dificultades para cumplir las metas de 77 muertes maternas por 100.000 nacidos vivos, 12 muertes neonatales por 1.000 nv y 25 muertes infantiles por 1.000 nv (Castro 2020).

El Covid-19 ha generado muchos dificultades y retrocesos en aspectos del desarrollo económico y social. Sin embargo, también, ha ofrecido oportunidades para reconocer las vulnerabilidades implícitas,  en la relación entre la inter-conectividad de las sociedades, el estrés ambiental y las inequidades económicas y sociales. La visibilización de estos problemas subyacentes, permite un mejor análisis, para formular las soluciones más adecuadas. (GPMB-OMS, 2020).

Ante esta situación la FDW propone fortalecer la  inversión en una cultura de prevención con una perspectiva holística, interdependiente, interdisciplinaria e intersectorial. Solo a partir de esta visión pueden construirse acciones correctas que beneficien a la mayor cantidad de personas y sobre todo, a los bebés por nacer. Es necesario un conjunto de acciones que incluyan una gobernanza sólida con una participación comunitaria, inversiones para reforzar los sistemas sanitarios, adoptar medidas ecológicas. Mejorar los determinantes de salud subyacentes y reforzar la coordinación multisectorial a nivel nacional e internacional.

La FDW da respuesta a estas necesidades, fomentando:

  1. Cambios de comportamiento a nivel individual/familiar/ y en las relaciones en pro de la salud y el medio ambiente,
  2. Cambios institucionales y sistémicos según el modelo socioecológico.
  3. Mejoras en las condiciones de vida/resiliencia de base: equidad, capacidad de respuesta y adaptación continua, nivel de salud y prosperidad.

 

🔎 Consulta aquí ⬇️⬇️ nuestro informe EL ESCENARIO DE COVID-19 EN AMÉRICA LATINA.

Datos Pandemia v4

Fuentes:

Development Iniciatives, 2020.

Segunda Encuesta de Pulso sobre la continuidad de los servicios de salud esenciales durante la pandemia de COVID-19 .

“Effects of the COVID-19 pandemic on maternal and perinatal outcomes: a systematic review and meta-analysis”.

Adding It Up: Investing in Sexual and Reproductive Health 2019, Sully E

COVID-19: Respuestas desde la Protección Social en América Latina y el Caribe

Estimaciones tempranas de los efectos indirectos de la pandemia de COVID-19 en la mortalidad materna e infantil en países de ingresos bajos y medianos: un estudio de modelización

Photo by Marcin Jozwiak on Unsplash

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

Share This
WhatsApp chat