(593) 981920478 info@prenatal.tv

¿Los bebés y niños deben continuar con sus controles pediátricos de rutina, en medio de la actual emergencia sanitaria? ¿Cuáles son las recomendaciones a seguir si uno de los integrantes de la familia se ha contagiado de COVID-19? ¿Se debe explicar a los más pequeños sobre las consecuencias de la pandemia?

El Dr. Gerardo Silva, monitor del programa PreNatal en Honduras contesta a varias de las inquietudes acerca del cuidado del recién nacido y hasta sus primeros años de vida durante la pandemia.

¿Cuáles son las recomendaciones que se deben seguir en el caso de un bebé que haya sido diagnosticado con COVID-19 y se encuentre en casa?

Básicamente dependerá de la sintomatología. Si tenemos un niño o niña, que es COVID-19 positivo y se encuentra asintomático, las medidas que se recomiendan son continuar con el comportamiento habitual: apego precoz y la lactancia materna. Por supuesto la madre debe tener las medidas de seguridad como el uso de mascarilla, el lavado de manos, antes y después de tener contacto con el bebé. Inclusive lavar los instrumentos, como el biberón en caso de utilizarlo. Todo esto para evitar que se contagie. Si la madre no tiene coronavirus entonces los dos deben estar aislados en una habitación del hogar. Sin embargo la cama debe estar a una distancia de 1.8 metros de la cuna del bebé, como mínimo. Si ambos han sido diagnosticados con la enfermedad, no es necesario tener esa distancia.

Si el recién nacido presenta síntomas como dificultad para respirar, para alimentarse o no tiene apetito, debemos consultar a un profesional de salud de inmediato. Si el bebé empieza a ponerse azul, un signo denominado cianosis que indica que le está llegando menos oxígeno al cuerpo,  recomiendo llevar al niño a un centro asistencial a la brevedad. Es muy importante que madre y padre conozcan estos signos de alarma, porque al identificarlos cuentan con una pauta para buscar atención médica.

Dadas las circunstancias de emergencia sanitaria, ¿es recomendable que los bebés continúen asistiendo a sus controles médicos y citas para la vacunación? Si es así, ¿qué protocolos deben seguirse?

Sí, es necesario que continúen asistiendo a los controles con su pediatra, por supuesto todo esto se debe realizar con las medidas sanitarias adecuadas. Si la madre o padre optan por ir a una consulta privada, deben llamar antes para tomar una cita que permita que se tenga todo preparado en la clínica y así evitar las aglomeraciones de pacientes en la sala de espera y minimizar el riesgo de contagio.

Cuando hablamos de las vacunas es muy necesario continuar con ellas. La Organización Mundial de la Salud (OMS), lo recomienda, porque mientras nos protegemos del coronavirus al permanecer en casa, privamos al bebé de la protección que brindan las vacunas. Las enfermedades que se evitan con la vacunación pueden reaparecer como el sarampión o la parotiditis, entre otras. Para hacerlo lo ideal es avisar con anticipación que vamos a acudir al centro de salud o consulta médica, de tal manera que el personal de salud esté preparado con anticipación y el proceso de vacunación pueda llevarse a cabo en el menor tiempo posible.

Mientras van al dispensario médico los usuarios deben acudir directamente a este lugar, evitando mantener contacto con otras personas y utilizando sus respectivas mascarillas; se debe practicar el distanciamiento social en el consultorio y el lavado o desinfección de manos, antes y después de acudir al establecimiento. Al llegar a casa se recomienda que el bebé y quiénes lo hayan acompañado al médico se bañen y no utilizar la misma ropa con la que salieron (las prendas de vestir deben dejarse fuera de la casa), para evitar el contagio al resto de la familia.

Shares
  • facebook
  • linkedin
  • twitter
  • ¿Cómo se puede realizar una estimulación adecuada con los  bebés y niños en la primera infancia, en el contexto de la pandemia? ¿Cómo puede afectar el confinamiento a los pequeños?

Cuando hablamos de estimulación adecuada depende de varios factores, la edad, las cosas que se tengan en casa y la disposición que tengan los padres. En estos momentos la mayor parte de padres, que están en casa, tienen tiempo y esto se puede aprovechar para realizar algunos ejercicios de estimulación adecuada. Podemos tomar ropa de cualquier color y enseñársela al bebé, indicándole el color de la prenda, para estimular su audición. También podemos colocarle música, cantarle y hablarle.

Se puede pasar suavemente una esponja de baño o un algodón por la piel del bebé, para que sienta las texturas.

Es muy importante estimular la piel, la vista, el olfato, el gusto, la audición, el tacto y hablarle al bebé, mientras realizamos los diversos ejercicios, con los objetos que tengamos en casa. Siempre con la precaución de no lastimarlo.

El permanecer en confinamiento puede generar estrés, principalmente en los niños desde los tres años de edad, que ya estaban acudiendo a algún centro de cuidado infantil o en el nivel de educación prebásica. Puede ser un cambio demasiado brusco, el hecho de no poder ver a sus amigos, jugar en el parque y tener otras limitaciones en lo que estaban acostumbras a hacer. Es muy importante que los padres hablen con sus hijos y les digan de forma honesta, pero apropiada para su edad, sobre la situación que estamos viviendo. Se les puede contar sobre el virus, cómo protegerse, el trabajo de los médicos para encontrar una cura y la importancia del papel que tenemos todos al quedarnos en casa.

Esto hace que un niño o niña se sienta parte de los esfuerzos para enfrentar y cambiar esta situación. Hablar con los infantes permite reducir el estrés y lograr una sintonía con padres y madres en estos tiempos difíciles.

¿Se recomienda que los bebés sigan alimentándose por medio de la lactancia materna, si su madre ha sido diagnosticada con COVID-19?

Absolutamente. Hasta el momento no se ha demostrado que haya transmisión del COVID-19  a través de la leche materna. Se puede transmitir en el momento de amamantar si la madre no toma las medidas sanitarias para cumplir con la alimentación del bebé. Tiene que usar una mascarilla, debe lavarse las manos, antes y después de alimentarlo, limpiar adecuadamente el área del pezón. El contagio del virus no se realiza por medio de la leche materna, sino a través de las vías respiratorias, si la  madre habla, estornuda, tose, etc, las partículas de saliva pueden llegar al bebé y transmitirle el virus. Continuar con la lactancia materna es sumamente importante porque se ha demostrado que ésta estimula los sistemas inmunológico y neurocognitivo del bebé y lo protege de enfermedades infecciosas, principalmente de las gastrointestinales y respiratorias.

Los beneficios de continuar con la lactancia materna siempre serán superiores, que los riesgos en este contexto de la pandemia por COVID-19.

¿Qué hacer con los niños en el caso de familiares enfermos con Covid-19?

Se recomienda que las personas contagiadas con COVID-19 se aíslen en una de las habitaciones de la casa y que tengan sus propios platos, vasos, cubiertos y toallas. Y de ser posible que tengan un baño para su uso personal. La idea es que no tengan contacto con el resto de los habitantes de la vivienda.  A los niños de la familia se les debe comentar lo que está ocurriendo con este familiar, hacerlos parte del proceso, ya que si de repente dejan de ver a uno de sus seres queridos o no se les permite ingresar a su cuarto, esto puede generar estrés. Comentarles lo que ha ocurrido y porqué es importante evitar el contacto con las personas que han contraído el coronavirus, es lo indicado. Explicarle que es una enfermedad muy contagiosa y que por este motivo lo adecuado es mantenerse lejos de las los personas que se han contagiado, hasta que se recuperen totalmente.

Se puede alentar a los niños a que escriban cartas o se comuniquen con videollamadas o mensajes por Whatsapp o redes sociales, con el familiar que se encuentra enfermo. De esta manera pueden constatar que van mejorando, así como la importancia de mantener las medidas de bioseguridad para evitar los contagios. Un niño más susceptible a aprender y más responsable con las normas de cuidado, es aquel con el que se ha conversado e informado respecto a la situación sanitaria actual. Es importante hablar con nuestros niños, hacerlos parte del proceso para, de esta forma, evitar un impacto psicológico negativo en ellos debido a la situación de emergencia vivida por el COVID-19.

Share This
WhatsApp chat