En momentos específicos, como la planificación del embarazo y durante la gestación una buena nutrición es primordial a la hora de prevenir problemas de salud y facilitar el adecuado desarrollo que afecten al bebé que está por llegar al mundo. De acuerdo con lo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la malnutrición, en cualquiera de sus formas, causa riesgos considerables para la salud humana. En la actualidad, el mundo se enfrenta a una doble carga de malnutrición que incluye tanto la desnutrición, como la alimentación excesiva y el sobrepeso, sobre todo en los países de ingresos medianos y bajos.

Este organismo sostiene quelamalnutrición materna afecta al desarrollo del feto y aumenta el riesgo de que el embarazo presente complicaciones. Tomadas conjuntamente, la malnutrición materna e infantil representa más del 10% de la carga mundial de morbilidad.

Una nutrición prenatal deficiente se asocia con una variedad de resultados negativos en el desarrollo del bebé. La malnutrición materna conduce a un pobre crecimiento fetal y bajo peso al nacer. Los niños que nacen con bajo peso al nacer tienen más probabilidades de experimentar algunos problemas, como retraso del crecimiento que se puede afectar al peso, la estatura, el tamaño de la cabeza o el cerebro. Retraso en el desarrollo físico, problemas cognitivos, de aprendizaje, emocionales y de conducta, con un mayor riesgo de padecer trastornos psiquiátricos.

Una mala alimentación es peligrosa para la mamá, para su bebé por nacer y para sus descendientes. La falta de una buena alimentación antes de y durante el embarazo expone al bebé a un peso inferior a lo normal. En la actualidad, 1 de cada 4 bebés comienza su vida con bajo peso y una deficiencia en su crecimiento. Las niñas nacidas con bajo peso generalmente tienen problemas en la niñez y en la adolescencia. Ellas tienen más probabilidades de experimentar embarazos y partos problemáticos, poniendo en peligro a sus futuros bebés por nacer. De esta forma se repite el círculo vicioso de madre a hija.

Te invitamos a leer esta entrevista a la nutricionista y monitora de El Salvador, Vanessa Orellana Silva.

¿Cuál debe ser el estado nutricional de una mujer que está planificando un embarazo?

Lo ideal para prevenir enfermedades y deficiencias prenatales sería que las mujeres se encuentren con un estado nutricional acorde a su edad y estatura. Por lo tanto, si el estado nutricional no es el adecuado se deben modificar esos factores de riesgo en los primeros tres meses previos al embarazo. La mujer y su pareja deben decidir lo mejor para el bebé que está por nacer.

Por lo tanto, la mujer debe iniciar su control nutricional para lograr bajar el peso extra que pueda tener o ganar peso si la mujer tuviera un peso por debajo de lo normal, lo cual incide en su capacidad para quedarse embarazada. Lo óptimo es iniciar un embarazo lo más sano posible, para lograr el nacimiento de bebé saludable.

¿Cómo debe ser la alimentación de una mujer embarazada? ¿Debe tener una alimentación específica por cada trimestre de embarazo?

En primer lugar se debe recopilar la información sobre el estilo de vida de la pareja para iniciar con cambios que sean positivos para el desarrollo del embarazo, así como identificar factores de riesgo existentes en su entorno doméstico o laboral. Partiendo de allí se le puede brindar la información oportuna sobre la alimentación adecuada para la madre y que brinde los nutrientes esenciales para el desarrollo óptimo del bebé.

Este plan de nutrición debe incluir los macronutrientes, es decir carbohidratos, proteínas, lípidos y grasas, así como los micronutrientes que son las vitaminas y minerales. De igual manera los líquidos y energía distribuidos de acuerdo a los requerimientos de la madre.

La alimentación de la madre no debe de ser diferente por cada trimestre del embarazo. Simplemente la alimentación debe poder cubrir las necesidades generadas por su estado y así aportar adecuadamente al crecimiento de los tejidos maternos y fetales.

Se recomienda que el plato de comida que ingiera la madre incluya alimentos como verduras y hortalizas, frutas, cereales, tubérculos y leguminosas, carnes, aves, pescados y huevos.

Además se sugiere el consumo de complementos de hierro y acido fólico diariamente. Y la ingesta  de por lo menos dos litros de agua por día.

¿Es verdad que se debe comer por dos? ¿Cuántas calorías más debe comer la mujer embarazada?

No. No se debe pensar que en la etapa de la gestación se debe comer por dos.

Las necesidades energéticas en el embarazo aumentan de 200 a 300 calorías diarias, del requerimiento energético de la mujer en base a su edad y estatura.

Durante el embarazo se producen cambios hormonales que impulsan procesos metabólicos y fisiológicos sustentados para el desarrollo y crecimiento del feto; por lo tanto, ocurren mecanismos de adaptación que determinan una mejor utilización de la energía consumida.

Los cambios hormonales están diseñados para aumentar el aporte nutricional al feto, de manera que la necesidad real de energía durante el primer trimestre no se aumenta, hasta el segundo y tercer trimestre del embarazo.

 ¿Qué tipo de comida o alimentos deben evitarse mientras se está embarazada?

Debe eliminarse por completo el consumo de alcohol, drogas o tabaco, desde por lo menos tres meses antes del embarazo. Entre los productos que se deben limitar se encuentran el  café o bebidas que contengan cafeína.

Así también de alimentos con alto contenido en azúcares refinadas, como la repostería, galletas, cereales de caja. Aquellos que contienen ácidos grasos saturados, como los alimentos fritos. Y los que tienen ácidos grasos trans, como las sopas de sobre o vaso, las golosinas y controlar el exceso de sal y condimentos.

Limitar el consumo de alimentos ahumados y cocinados al carbón o que contengan nitritos o nitratos como los embutidos, entre los que se encuentran los jamones, salchichas, chorizos y alimentos procesados

Evitar el consumo de alimentos mal cocidos o que se sirvan crudos como los mariscos, a fin de prevenir una posible infección por salmonella. No se recomienda el consumo de pescados grandes con alto contenido de mercurio.

Finalmente se debe evitar el consumo de endulzantes artificiales, bebidas energéticas y bebidas carbonatadas.

 ¿Qué alimentos son más recomendables en el embarazo?

Se recomienda el consumo de cereales integrales, en por lo menos tres porciones al día para obtener suficiente fibra dietética.  De igual manera se espera el consumo diario de leguminosas, como frijol, lentejas, arvejas, garbanzos, soya, habas por su contenido de fibra y proteínas. Tres porciones de frutas diarias y dos porciones de verduras diarias por ser fuente de carotenos, vitamina A y C, ácido fólico y fibra.

También se espera un consumo diario de lácteos, en sus diferentes formas: leche, queso, requesón, debido a su contenido de calcio.

Y se sugiere la ingesta de de carnes blancas por lo menos 2 veces por semana, ya sea de pescado o aves asadas o sin piel, por su bajo contenido de grasa saturada.

 ¿Cuánto líquido se debe ingerir durante el embarazo?

Los requerimientos de líquidos durante el embarazo se incrementan en proporción al requerimiento de energía, en aproximadamente 300 ml al día.

La cantidad recomendada de consumo de agua para la mujer proviene de los alimentos y las bebidas, dependiendo la región donde se encuentre y puede variar de 1.5 litros diarios a 2.3 litros diarios recomendados.

Share This

COMPARTE!

Comparte nuestra página con tus amigos.

WhatsApp chat