Te presentamos algunos consejos para prepararte para dar de lactar y mantener la crianza con el pecho materno por la mayor cantidad de tiempo.

Te presentamos algunos consejos para prepararte para dar de lactar y mantener la crianza con el pecho materno por la mayor cantidad de tiempo.

A lo largo de la historia de la humanidad ha quedado registrada la importancia de la lactancia materna para el desarrollo de los niños. Sin duda es la manera natural y más eficiente de alimentar y proteger a los bebés de enfermedades infantiles y algunos padecimientos en su vida adulta. Además promueve el apego entre la mamá y el bebé y fortalece el vínculo mutuo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva al menos durante los primeros seis meses del niño y mantenerla hasta los 2 años o más.

Casi todas las mujeres están en capacidad de dar de lactar a sus hijos. El apoyo que puedan brindarles la pareja, la familia y el entorno es fundamental para lograr una lactancia exitosa y prolongada.

Te invitamos a leer algunos consejos para iniciar la lactancia y mantenerla durante los primeros 24 meses de vida de tu bebé o por más tiempo:

-La lactancia exitosa empieza desde la etapa preconcepcional, con una atención médica oportuna y una alimentación y nutrición adecuadas. Es importante que la pareja se informe sobre este proceso y conozca la importancia de la lactancia en el desarrollo del bebé y los beneficios que obtiene la mamá que da de lactar.

-Durante el embarazo es importante asistir a todos los controles prenatales, que deben ser al menos ocho. En estas visitas médicas se te debe dar a conocer sobre la importancia de la lactancia materna para tu salud y la de tu bebé. Es fundamental que el profesional de la salud o los expertos en lactancia materna brinden a ti y a tu pareja la información sobre el funcionamiento y los cambios de la mama durante el embarazo y después del parto. Mantén una nutrición óptima en este período.

-Inmediatamente después del parto procura mantener el contacto piel con piel durante la primera media hora después del nacimiento de tu bebé. Este apego precoz beneficiará el vínculo entre tú y tu bebé y favorecerá el inicio de la lactancia.

-El alojamiento conjunto, es decir cuando el bebé permanece junto a ti en la misma  cama o en una cuna en la misma habitación, durante las 24 horas del día, es una práctica que promueve y favorece la lactancia materna, ya que te brinda comodidad para alimentar a tu pequeño a libre demanda. Al inicio tu bebé debe de recibir todo el calostro (es un líquido de color amarillento secretado por las glándulas mamarias con alto contenido de proteínas) que sea posible, posteriormente vendrá la leche de transición y luego la leche madura.

-¿Qué es la lactancia a libre demanda? Es respetar el patrón alimentario que tu bebé establezca, de acuerdo a sus necesidades. Es un ritmo de alimentación sin horarios, ni tiempos mínimos ni máximos de lactancia, de día y de noche. En las primeras semanas de vida del bebé, irás conociendo su patrón de alimentación. Es conveniente que le ofrezcas el seno materno cada vez que tu pequeño lo solicite, ya que así afianzarás la lactancia e irás aprendiendo más sobre los requerimientos de tu bebé.

-Es importante que te alimentes adecuadamente durante el período de lactancia, para garantizar la nutrición de tu bebé y un buen estado de salud para ti. De igual manera, no debes ingerir alcohol, cigarrillos, y medicamentos sin vigilancia médica, ya que estas sustancias pueden atravesar la leche materna y llegar al bebé.

-Ninguna leche de fórmula puede reemplazar a la leche materna. No solo que este tipo de alimentos comerciales no poseen las cualidades para proteger la salud y el desarrollo de los niños, sino que su costo las hace inaccesibles para muchas familias. La leche materna es gratis y está a tu alcance.

-Recuerda que el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas reconoce la lactancia materna como un derecho humano para bebés y madres que debe de ser fomentado y protegido.

Ahora te contamos cómo debes colocar a tu bebé al pecho, para conseguir una postura cómoda para ambos que les permita disfrutar del  momento de la lactancia:

-Sentada con la espalda y los pies apoyados, mamá debe llevar al bebé al pecho, utilizando una toalla, telas o almohadones enrollados, si fuera necesario, para apoyarle y conseguir una posición más cómoda.

– El bebé debe tener su cabecita y cuerpo alineados.

-Mamá debe sostener a su bebé cerca de su cuerpo.

– Cuando tu bebé es un recién nacido debes sostener todo su cuerpo y no solamente la cabeza y los hombros.

– La carita de tu bebé debe estar frente al pecho, con su nariz opuesta al pezón.

En nuestras próximas entregas te contaremos sobre los beneficios de la lactancia materna en el desarrollo físico, intelectual y emocional del bebé.

Share This

COMPARTE!

Comparte nuestra página con tus amigos.

WhatsApp chat